Archivo de la etiqueta: fenomenalismo

Viaje Light Efectos Tiempo y Características cosmológicos

Este artículo no publicado es una secuela de mi trabajo anterior (también publicado aquí como “Son fuentes de radio y explosiones de rayos gamma Luminal Plumas?“). Esta versión blog contiene el resumen, introducción y conclusiones. La versión completa del artículo está disponible como un archivo PDF.

.

Resumen

Efectos del tiempo de viaje de luz (LTT) son una manifestación óptica de la velocidad finita de la luz. También pueden considerarse limitaciones de percepción de la imagen cognitiva de espacio y tiempo. En base a esta interpretación de los efectos LTT, hemos presentado recientemente un nuevo modelo hipotético de la variación temporal y espacial del espectro de explosiones de rayos gamma (GRB) y fuentes de radio. En este artículo, tomamos el análisis más allá y muestran que los efectos LTT pueden proporcionar un buen marco para describir tales características cosmológicas como la observación de corrimiento al rojo de un universo en expansión, y la radiación del fondo cósmico de microondas. La unificación de estos fenómenos aparentemente distintas a muy diferentes escalas de longitud y tiempo, junto con su simplicidad conceptual, pueden ser considerados como indicadores de la curiosa utilidad de este marco, si no su validez.

Introducción

La velocidad finita de la luz juega un papel importante en la forma en que percibimos la distancia y velocidad. Este hecho casi no debería ser una sorpresa, ya que sabemos que las cosas no son como las vemos. El sol que vemos, por ejemplo, Ya es de ocho minutos de edad para el momento en que lo vemos. Este retraso es trivial; si queremos saber lo que está pasando en el sol ahora, todo lo que tenemos que hacer es esperar durante ocho minutos. Nosotros, sin embargo,, Tiene que “correcta” esta distorsión en nuestra percepción debido a la velocidad finita de la luz antes de que podamos confiar en lo que vemos.

Lo que es sorprendente (y rara vez resaltado) es que cuando se trata de detectar el movimiento, no podemos respaldar a calcular de la misma manera sacamos la demora en ver el sol. Si vemos un cuerpo celeste que se mueve a una improbablemente alta velocidad, no podemos averiguar qué velocidad y en qué dirección es “realmente” moviéndose sin hacer supuestos adicionales. Una forma de manejar esta dificultad es atribuir las distorsiones en nuestra percepción del movimiento de las propiedades fundamentales de la arena de la física — espacio y el tiempo. Otra línea de acción es la de aceptar la desconexión entre nuestra percepción y la subyacente “realidad” y tratar con él de alguna manera.

Explorando la segunda opción, asumimos una realidad subyacente que da origen a nuestra imagen percibida. Tenemos el modelo aún más esta realidad subyacente como obedeciendo a la mecánica clásica, y trabajar por nuestra imagen percibida a través del aparato de la percepción. En otras palabras, no atribuimos las manifestaciones de la velocidad finita de la luz a las propiedades de la realidad subyacente. En lugar, trabajamos nuestra imagen percibida que este modelo predice y verifica si las propiedades que sí observamos pueden originar de esta limitación perceptual.

Espacio, los objetos en él, y su movimiento son, en gran, el producto de la percepción óptica. Uno tiende a dar por sentado que la percepción de la realidad surge como uno percibe que. En este artículo, tomamos la posición de que lo que percibimos es una imagen incompleta o distorsionada de una realidad subyacente. Además, estamos probando la mecánica clásica de la realidad subyacente (para lo cual utilizamos términos como absoluta, la realidad noumenal o física) eso no causan nuestra percepción para ver si se ajusta a nuestra imagen percibida (que podemos referirnos a la realidad como detectado o fenomenal).

Tenga en cuenta que no estamos implicando que las manifestaciones de la percepción son meros delirios. No son; son de hecho parte de nuestra realidad detectada porque la realidad es un resultado final de la percepción. Esta percepción puede estar detrás de la famosa frase de Goethe, “Ilusión óptica es verdad óptica.”

Aplicamos esta línea de pensamiento a un problema de física recientemente. Nos fijamos en la evolución espectral de un GRB y nos pareció que es muy similar a la de un estampido sónico. Utilizando este hecho, presentamos un modelo para PSG como nuestra percepción de un “luminal” auge, en el entendido de que es nuestra imagen percibida de la realidad que obedece a la invariancia de Lorentz y nuestro modelo de la realidad subyacente (haciendo que la imagen percibida) pueda violar la física relativista. El acuerdo notable entre el modelo y las características observadas, sin embargo, extendido más allá de los GRBs a fuentes de radio simétricos, que también puede ser considerado como efectos de percepción de barreras luminales hipotéticos.

En este artículo, nos fijamos en otras implicaciones del modelo. Comenzamos con las similitudes entre el tiempo de recorrido de luz (LTT) efectos y la transformación de coordenadas en la Relatividad Especial (SR). Estas similitudes son de extrañar, porque SR se deriva en parte basado en efectos LTT. Consecuentemente, se propone una interpretación de SR como una formalización de efectos LTT y estudiamos unos fenómenos cosmológicos observados a la luz de esta interpretación.

Las similitudes entre Viaje de Luz Efectos Tiempo y SR

La relatividad especial busca una transformación de coordenadas lineal entre sistemas de coordenadas en movimiento con respecto a la otra. Podemos rastrear el origen de la linealidad a un supuesto oculto de la naturaleza del espacio y el tiempo integrado en SR, como dice Einstein: “En primer lugar está claro que las ecuaciones deben ser lineales en cuenta las propiedades de homogeneidad que atribuimos a espacio y tiempo.” Debido a esta suposición de linealidad, la derivación original de las ecuaciones de transformación ignora la asimetría entre acercamiento y retroceso de los objetos. Ambos se aproxima y los objetos que retroceden pueden ser descrito por dos sistemas que siempre se alejan unas de otras a coordinar. Por ejemplo, si un sistema K se está moviendo con respecto a otro sistema k a lo largo del eje X positivo de k, a continuación, un objeto en reposo en K en una positiva x está en retroceso, mientras que otro objeto a la negativa x se acerca a un observador en el origen de k.

La transformación de coordenadas en el artículo original de Einstein se deriva, en parte, una manifestación del tiempo de viaje de luz (LTT) efectos y en la imposición de la constancia de la velocidad de la luz en todos los marcos inerciales. Esto es más evidente en el primer experimento mental, donde los observadores que se mueven con una varilla encuentran sus relojes no sincronizados debido a la diferencia en los tiempos de viaje de luz a lo largo de la longitud de la varilla. Sin embargo, en la interpretación actual de SR, la transformación de coordenadas se considera una propiedad básica del espacio y el tiempo.

Una dificultad que surge de esta interpretación de SR es que la definición de la velocidad relativa entre los dos marcos de inercia se convierte en ambigua. Si se trata de la velocidad del bastidor móvil según lo medido por el observador, entonces el movimiento superluminal observado en los chorros de radio a partir de la región del núcleo se convierte en una violación de SR. Si se trata de una velocidad que hay que deducir por considerar los efectos LT, entonces tenemos que emplear el supuesto ad-hoc extra que superluminality está prohibido. Estas dificultades sugieren que puede ser mejor para separar la luz de los efectos del tiempo de viaje desde el resto de SR.

En esta sección, vamos a considerar el espacio y el tiempo como una parte del modelo cognitivo creado por el cerebro, y argumentan que la relatividad especial se aplica al modelo cognitivo. La realidad absoluta (de los cuales el SR-como el espacio-tiempo es nuestra percepción) no tiene que obedecer las restricciones de SR. En particular, objetos no se limitan a velocidades subluminal, pero pueden aparecer a nosotros como si se limitan a velocidades subluminal en nuestra percepción del espacio y el tiempo. Si separamos los efectos LTT del resto de SR, podemos comprender una amplia variedad de fenómenos, como veremos en este artículo.

A diferencia de SR, consideraciones basadas en efectos LTT producen intrínsecamente diferente conjunto de leyes de transformación de objetos que se aproximan a un observador y los aleja de él. Más generalmente, la transformación depende del ángulo entre la velocidad del objeto y la línea de visión del observador. Puesto que las ecuaciones de transformación basados ​​en efectos LTT tratan a acercarse y retroceso objetos asimétricamente, que proporcionan una solución natural a la paradoja de los gemelos, por ejemplo.

Conclusiones

Dado que el espacio y el tiempo son parte de una realidad creada de entradas de luz a nuestros ojos, algunas de sus propiedades son manifestaciones de efectos LTT, especialmente en nuestra percepción del movimiento. La absoluta, realidad física generando presumiblemente las entradas de luz no tiene que obedecer las propiedades que atribuimos a nuestro espacio y el tiempo percibido.

Hemos demostrado que los efectos LTT son cualitativamente idénticas a las de SR, señalando que SR sólo considera los marcos de referencia que retroceden unos de otros. Esta similitud no es sorprendente porque la transformación de coordenadas en SR se deriva parcialmente basado en efectos LTT, y en parte en el supuesto de que la luz viaja a la misma velocidad con respecto a todos los sistemas inerciales. En tratándolo como una manifestación de la LTT, que no nos dirigimos a la principal motivación de SR, que es una formulación covariante de las ecuaciones de Maxwell. Puede ser posible separar la covarianza de la electrodinámica de la transformación de coordenadas, aunque no se intenta en este artículo.

A diferencia de SR, LTT efectos son asimétricos. Esta asimetría proporciona una solución a la paradoja de los gemelos y una interpretación de las violaciónes de causalidad asumidos asociado con superluminality. Además, la percepción de superluminality es modulada por efectos LTT, y explica gamma Los estallidos de rayos y chorros simétricos. Como mostramos en el artículo, percepción del movimiento superluminal también tiene una explicación para los fenómenos cosmológicos, como la expansión de la radiación de fondo de microondas cósmico universo y. LTT efectos deben ser considerados como una limitación fundamental en nuestra percepción, y por consiguiente en la física, en lugar de como una explicación conveniente para fenómenos aislados.

Teniendo en cuenta que nuestra percepción se filtra a través de efectos LTT, tenemos que deconvolute desde nuestra realidad percibida con el fin de comprender la naturaleza de lo absoluto, realidad física. Esta deconvolución, sin embargo, resultados en múltiples soluciones. Así, la absoluta, la realidad física está más allá de nuestro alcance, y cualquier asumido propiedades de la realidad absoluta sólo pueden ser validados a través de lo bien que la resultante percibida realidad está de acuerdo con nuestras observaciones. En este artículo, asumimos que la realidad subyacente obedece nuestros mecánica clásica intuitivamente obvias y preguntamos cómo sería percibido como una realidad cuando se filtra a través de los efectos del tiempo de viaje de luz. Hemos demostrado que este tratamiento en particular podría explicar ciertos fenómenos astrofísicos y cosmológicos que observamos.

La transformación de coordenadas en SR puede ser visto como una redefinición del espacio y el tiempo (o, más generalmente, realidad) con el fin de acomodar las distorsiones en nuestra percepción de movimiento debido a los efectos del tiempo de viaje de luz. Uno puede tener la tentación de argumentar que SR se aplica a la “reales” espacio y el tiempo, no nuestra percepción. Esta línea de argumentación plantea la pregunta, lo que es real? La realidad es solamente un modelo cognitivo creada en nuestro cerebro a partir de nuestras entradas sensoriales, entradas visuales siendo el más significativo. El espacio en sí es una parte de este modelo cognitivo. Las propiedades del espacio son un mapeo de las limitaciones de nuestra percepción.

La opción de aceptar nuestra percepción como una verdadera imagen de la realidad y la redefinición del espacio y el tiempo como se describe en la relatividad especial de hecho equivale a una elección filosófica. La alternativa que se presenta en el artículo se inspira en la vista de la neurociencia moderna que la realidad es un modelo cognitivo del cerebro basado en nuestras entradas sensoriales. La adopción de esta alternativa nos reduce a adivinar la naturaleza de la realidad absoluta y comparando su proyección predicho a nuestra percepción real. Se puede simplificar y aclarar algunas teorías de la física y explicar algunos fenómenos enigmáticos en nuestro universo. Sin embargo, esta opción es otra postura filosófica contra la realidad absoluta incognoscible.

El universo Unreal — Al ver la luz en Ciencia y Espiritualidad

Sabemos que nuestro universo es un poco irreal. Las estrellas que vemos en el cielo nocturno, por ejemplo, no están realmente allí. Ellos pueden haberse movido o incluso muerto en el momento en que llegamos a verlos. Este retraso se debe al tiempo que le toma a la luz de las estrellas y galaxias distantes para llegar hasta nosotros. Sabemos de este retraso.

El mismo retraso en ver tiene una manifestación menos conocido en la forma en que percibimos los objetos en movimiento. Se distorsiona nuestra percepción de tal manera que algo que viene hacia nosotros miraríamos como si se está llegando más rápido. Por extraño que pueda sonar, este efecto se ha observado en estudios astrofísicas. Algunos de los cuerpos celestes se ven como si estuvieran moviendo varias veces la velocidad de la luz, mientras que su “reales” velocidad es probablemente mucho menor.

Ahora, este efecto plantea una pregunta interesante–lo que es lo “reales” velocidad? Si ver es creer, la velocidad vemos debe ser la velocidad real. Entonces de nuevo, sabemos del efecto tiempo de viaje luz. Así que debemos corregir la velocidad que vemos antes de creer que. Entonces, ¿qué hace “ver” significará? Cuando decimos que vemos algo, ¿qué es lo que realmente queremos decir?

Luz en Física

Seeing implica luz, obviamente. La velocidad finita de la luz influye y distorsiona la forma de ver las cosas. Este hecho casi no debería ser una sorpresa, ya que sabemos que las cosas no son como las vemos. El sol que vemos que ya es de ocho minutos de edad para el momento en que lo vemos. Este retraso no es un gran problema; si queremos saber lo que está pasando en el sol ahora, todo lo que tenemos que hacer es esperar durante ocho minutos. Nosotros, sin embargo,, Tiene que “correcta” las distorsiones en la percepción debido a la velocidad finita de la luz antes de que podamos confiar en lo que vemos.

Lo que es sorprendente (y rara vez resaltado) es que cuando se trata de detectar el movimiento, no podemos respaldar a calcular de la misma manera sacamos la demora en ver el sol. Si vemos un cuerpo celeste que se mueve a una improbablemente alta velocidad, no podemos averiguar qué velocidad y en qué dirección es “realmente” moviéndose sin hacer supuestos adicionales. Una forma de manejar esta dificultad es atribuir las distorsiones en la percepción de las propiedades fundamentales de la arena de la física — espacio y el tiempo. Otra línea de acción es la de aceptar la desconexión entre nuestra percepción y la subyacente “realidad” y tratar con él de alguna manera.

Einstein eligió la primera ruta. Hace En su papel pionero más de cien años, introdujo la teoría especial de la relatividad, en lo que atribuyó las manifestaciones de la velocidad finita de la luz a las propiedades fundamentales de espacio y tiempo. Una idea central en la relatividad especial (SR) es que la noción de simultaneidad debe redefinirse porque toma algún tiempo para que la luz de un evento en un lugar lejano para llegar hasta nosotros, y nos hacemos conscientes del evento. El concepto de “Ahora” no tiene mucho sentido, como vimos, cuando hablamos de que ocurra un evento en el sol, por ejemplo. La simultaneidad es relativa.

Einstein definió simultaneidad utilizando los instantes en el tiempo que detectamos el evento. Detección, como él lo definió, implica un viaje de ida y vuelta de la luz similar a la detección por radar. Enviamos luz, y mirar la reflexión. Si la luz reflejada por dos acontecimientos que nos llega en el mismo instante, que son simultáneos.
Otra manera de definir la simultaneidad es usando sensores — podemos llamar a dos eventos simultáneos si la luz de ellos nos llega en el mismo instante. En otras palabras, podemos utilizar la luz generada por los objetos bajo observación en lugar de enviar la luz a ellos y mirando a la reflexión.

Esta diferencia puede sonar como un tecnicismo argucia, pero sí hacer una enorme diferencia en las predicciones que podemos hacer. Elección de Einstein resulta en una imagen matemática que tiene muchas propiedades deseables, lo que permitirá seguir el desarrollo elegante.

La otra posibilidad tiene una ventaja cuando se trata de describir los objetos en movimiento, ya que se corresponde mejor con la forma en que medimos. No utilizamos radar para ver las estrellas en movimiento; nos sentimos más que la luz (u otra radiación) viniendo de ellos. Pero esta opción de usar un paradigma sensorial, en lugar de detección de radar como, para describir los resultados del universo en una imagen matemática ligeramente más feo.

La diferencia matemática genera diferentes posturas filosóficas, que a su vez filtrarse a la comprensión de nuestra imagen física de la realidad. Como una ilustración, Veamos un ejemplo de la astrofísica. Supongamos que observamos (a través de un telescopio de radio, por ejemplo) dos objetos en el cielo, más o menos de la misma forma y propiedades. Lo único que sabemos con certeza es que las ondas de radio de dos puntos diferentes en el cielo alcanzan el radiotelescopio en el mismo instante en el tiempo. Podemos suponer que las olas comenzaron su viaje bastante hace un tiempo.

Para objetos simétricos, si suponemos (ya que rutinariamente hacemos) que las ondas comenzaron el viaje más o menos en el mismo instante en el tiempo, terminamos con una foto de dos “reales” lóbulos simétricos más o menos la forma de verlos.

Pero no es diferente posibilidad de que las olas se originó desde el mismo objeto (que está en movimiento) en dos instantes diferentes en el tiempo, alcanzando el telescopio en el mismo instante. Esta posibilidad explica algunas propiedades espectrales y temporales de dichas fuentes de radio simétricas, que es lo que matemáticamente describí en un artículo reciente de la física. Ahora, ¿cuál de estos dos cuadros debemos tomar como real? Dos objetos simétricos como los vemos o un objeto que se mueve de tal manera que nos dé esa impresión? ¿Realmente importa cuál es “reales”? ¿Tiene “reales” significa nada en este contexto?

La postura filosófica en implícita en la relatividad especial responde a esta pregunta de manera inequívoca. Hay una realidad física inequívoca de la cual obtenemos las dos fuentes de radio simétricas, aunque se necesita un poco de trabajo matemático para llegar a ella. Las matemáticas descarta la posibilidad de un único objeto que se mueve de una manera tal como para imitar dos objetos. Esencialmente, lo que vemos es lo que está ahí fuera.

Por otra parte, si definimos la simultaneidad mediante la llegada simultánea de luz, nos veremos obligados a admitir lo contrario. Lo que vemos es bastante lejos de lo que está ahí fuera. Vamos a confesar que no podemos desvincular de forma inequívoca las distorsiones debido a las limitaciones en la percepción (la velocidad finita de la luz siendo la restricción de interés aquí) de lo que vemos. Existen múltiples realidades físicas que pueden resultar en la misma imagen perceptual. La única postura filosófica que tiene sentido es la que se desconecta de la realidad detectada y las causas de lo que está siendo detectada.

Esta desconexión no es infrecuente en las escuelas filosóficas del pensamiento. Fenomenalismo, por ejemplo, sostiene la opinión de que el espacio y el tiempo no son realidades objetivas. Ellos no son más que el medio de nuestra percepción. Todos los fenómenos que ocurren en el espacio y el tiempo no son más que haces de nuestra percepción. En otras palabras, espacio y el tiempo son construcciones cognitivas surgen de la percepción. Así, todas las propiedades físicas que atribuimos al espacio y el tiempo sólo se pueden aplicar a la realidad fenoménica (la realidad tal como la percibimos). La realidad noumenal (que mantiene las causas físicas de nuestra percepción), por el contrario, queda fuera de nuestro alcance cognitivo.

Las ramificaciones de las dos posturas filosóficas diferentes descritos anteriormente son enormes. Desde la física moderna parece abrazar una visión no phenomenalistic de espacio y tiempo, que se encuentra en desacuerdo con esa rama de la filosofía. Este abismo entre la filosofía y la física ha crecido a tal grado que el premio Nobel físico ganador, Steven Weinberg, preguntado (en su libro “Sueños de una Teoría Final de”) ¿por qué la contribución de la filosofía a la física han sido tan sorprendentemente pequeño. También pide a los filósofos a hacer declaraciones como, “La realidad noumenal Ya sea 'provoca la realidad fenoménica’ o si la "realidad noumenal es independiente de nuestra sintiéndola’ o si "percibimos la realidad noumenal,’ el problema es que el concepto de la realidad noumenal es un concepto totalmente redundante para el análisis de la ciencia.”

Uno, casi accidental, dificultad en la redefinición de los efectos de la velocidad finita de la luz, como las propiedades del espacio y el tiempo es que cualquier efecto que nosotros entendemos consigue al instante relegado al reino de las ilusiones ópticas. Por ejemplo, el retraso de ocho minutos en ver el sol, porque fácilmente entendemos y distanciamos de nuestra percepción usando aritmética simple, se considera una mera ilusión óptica. Sin embargo, las distorsiones en la percepción de objetos en movimiento rápido, aunque originario de la misma fuente se considera una propiedad del espacio y el tiempo, ya que son más complejos.

Tenemos que llegar a un acuerdo con el hecho de que cuando se trata de ver el universo, no hay tal cosa como una ilusión óptica, que es probablemente lo que Goethe señaló cuando dijo, “Ilusión óptica es verdad óptica.”

La distinción (o falta de ella) entre la ilusión óptica y la verdad es uno de los debates más antiguos de la filosofía. Después de todo, se trata de la distinción entre el conocimiento y la realidad. El conocimiento es considerado nuestro punto de vista sobre algo que, en la realidad, es “realmente el caso.” En otras palabras, el conocimiento es un reflejo, o una imagen mental de algo externo, como se muestra en la siguiente figura.
Commonsense view of reality
En esta foto, la flecha negro representa el proceso de creación de conocimiento, que incluye la percepción, actividades cognitivas, y el ejercicio de la razón pura. Esta es la imagen que la física ha llegado a aceptar.
Alternate view of reality
Si bien reconoce que nuestra percepción puede ser imperfecta, la física supone que podemos conseguir más y más a la realidad externa a través de la experimentación cada vez más fino, y, más importante, mediante una mejor teorización. Las teorías especial y general de la relatividad son ejemplos de brillantes aplicaciones de esta visión de la realidad donde los principios físicos simples son implacablemente perseguidos usando formidable máquina de la razón pura a sus conclusiones lógicamente inevitables.

Pero hay otra, visión alternativa del conocimiento y de la realidad que ha existido durante mucho tiempo. Esta es la opinión de que se refiere a la realidad percibida como una representación cognitiva interna de nuestras entradas sensoriales, como se ilustra a continuación.

En este punto de vista, conocimiento y la realidad percibida son dos constructos cognitivos internos, aunque hemos llegado a pensar en ellos como algo separado. Lo que es externo no es la realidad tal como la percibimos, sino una entidad incognoscible dando origen a las causas físicas detrás de los estímulos sensoriales. En la ilustración, la primera flecha representa el proceso de detección, y la segunda flecha representa los pasos de razonamiento cognitivo y lógicas. Para la aplicación de esta visión de la realidad y el conocimiento, tenemos que adivinar la naturaleza de la realidad absoluta, incognoscible, ya que es. Un posible candidato para la realidad absoluta es la mecánica newtoniana, que da una predicción razonable para nuestra realidad percibida.

En resumen, cuando tratamos de manejar las distorsiones debidas a la percepción, tenemos dos opciones, o dos posibles posturas filosóficas. Una es aceptar las distorsiones como parte de nuestro espacio y el tiempo, como SR hace. La otra opción es asumir que existe una “mayor” realidad distinta de nuestra realidad detectada, cuyas propiedades sólo podemos conjeturar. En otras palabras, una opción es vivir con la distorsión, mientras que la otra es la de proponer conjeturas de la realidad superior. Ninguna de estas opciones es particularmente atractivo. Pero el camino adivinar es similar a la vista aceptado en phenomenalism. También conduce naturalmente a la forma de ver la realidad de la neurociencia cognitiva, que estudia los mecanismos biológicos detrás de la cognición.

En mi opinión, las dos opciones no son intrínsecamente distinta. La postura filosófica de SR puede ser pensado como proveniente de una comprensión profunda de que el espacio no es más que una construcción fenomenal. Si la modalidad sensorial introduce distorsiones en la imagen fenomenal, podemos argumentar que una forma sensata de manejarlo es redefinir las propiedades de la realidad fenoménica.

Papel de la Luz en nuestra realidad

Desde la perspectiva de la neurociencia cognitiva, todo lo que vemos, sentido, sentir y pensar es el resultado de las interconexiones neuronales en nuestro cerebro y las pequeñas señales eléctricas en ellos. Esta visión debe ser correcto. ¿Qué más hay? Todos nuestros pensamientos y preocupaciones, conocimientos y creencias, ego y la realidad, vida y la muerte — todo está despidos meramente neuronales en el medio y kilogramos de empalagoso, materia gris, que es nuestro cerebro. No hay nada más. Nada!

De hecho, esta visión de la realidad en la neurociencia es un eco exacto de fenomenalismo, que considera todo un haz de percepción o mentales construcciones. El espacio y el tiempo también son construcciones cognitivas en el cerebro, como todo lo demás. Son imágenes mentales que nuestros cerebros se inventan de los estímulos sensoriales que nuestros sentidos reciben. Generado a partir de nuestra percepción sensorial y fabricado por nuestro proceso cognitivo, el continuo espacio-tiempo es el ámbito de la física. De todos nuestros sentidos, la vista es, con mucho, el dominante. La información sensorial a la vista es la luz. En un espacio creado por el cerebro de la luz que cae sobre nuestras retinas (o en los fotosensores del telescopio Hubble), ¿es una sorpresa que nada puede viajar más rápido que la luz?

Esta postura filosófica es la base de mi libro, El universo Unreal, que explora los elementos comunes de la física y la filosofía de unión. Tales reflexiones filosóficas generalmente tienen una mala reputación desde nosotros los físicos. Para los físicos, la filosofía es un campo totalmente diferente, otro silo de conocimientos. Tenemos que cambiar esta creencia y apreciamos el solapamiento entre los diferentes silos de conocimiento. Es en esta superposición que podemos esperar encontrar avances en el pensamiento humano.

Este filosófica grand-pie puede sonar presuntuoso y la auto-admonición velada de físicos comprensiblemente no deseados; pero yo tengo en la mano una carta de triunfo. Basándose en esta postura filosófica, Yo he venido para arriba con un modelo radicalmente nuevo por dos fenómenos astrofísicos, y lo publicó en un artículo titulado, “Son fuentes de radio y explosiones de rayos gamma Luminal Plumas?” en la conocida revista International Journal of Modern Physics D en junio 2007. Este artículo, que pronto se convirtió en uno de los mejores artículos que se accede de la revista de Jan 2008, es una aplicación directa de la opinión de que la velocidad finita de la luz distorsiona la forma en que percibimos el movimiento. Debido a estas distorsiones, la forma de ver las cosas es muy lejos de la forma en que son.

Podemos estar tentados a pensar que podemos escapar de esas limitaciones perceptivas utilizando extensiones tecnológicas a nuestros sentidos como radiotelescopios, microscopios electrónicos o mediciones de velocidad espectroscópica. Después de todo, estos instrumentos no tienen “percepción” per se y debe ser inmune a las debilidades humanas que sufrimos desde. Pero estos instrumentos sin alma también miden nuestro universo utilizando soportes de información se limita a la velocidad de la luz. Nosotros, por lo tanto,, no puede escapar de las limitaciones básicas de nuestra percepción incluso cuando usamos instrumentos modernos. En otras palabras, el telescopio Hubble puede ver de mil millones de años luz más lejos que nuestros ojos desnudos, pero lo que ve es todavía un billón de años más que lo que ven nuestros ojos.

Nuestra realidad, si tecnológicamente mejorado o construido sobre las entradas sensoriales directos, es el resultado final de nuestro proceso perceptual. En la medida en que nuestra percepción de largo alcance se basa en la luz (Por lo tanto, y se limita a su velocidad), obtenemos sólo una imagen distorsionada del universo.

Luz en Filosofía y Espiritualidad

El giro a esta historia de la luz y la realidad es que parece que hemos sabido todo esto por un largo tiempo. Escuelas filosóficas clásicas parecen haber pensado de forma muy similar al experimento mental de Einstein.

Una vez que apreciamos el lugar especial concedido a la luz de la ciencia moderna, tenemos que preguntarnos cómo nuestro universo diferente hubiera sido en ausencia de luz. Por supuesto, la luz es sólo una etiqueta que atribuimos a una experiencia sensorial. Por lo tanto, para ser más exactos, tenemos que hacer una pregunta diferente: si no tenemos sentidos que respondieron a lo que llamamos luz, afectaría eso a la forma del universo?

La respuesta inmediata de cualquier normales (es decir, no filosófica) persona es que es obvio. Si todo el mundo es ciego, todo el mundo es ciego. Pero la existencia del universo es independiente de que podemos ver o no. Es sin embargo? ¿Qué significa decir que el universo existe si no podemos sentirlo? De… el enigma milenario de la caída del árbol en un bosque desierto. Recordar, el universo es un constructo cognitivo o una representación mental de la entrada de luz a nuestros ojos. No lo es “por ahí,” pero en las neuronas de nuestro cerebro, como todo lo demás es. En ausencia de la luz en nuestros ojos, no hay entrada de estar representados, ergo hay universo.

Si hubiéramos sentido el universo utilizando modalidades que operaban a otras velocidades (ecolocalización, por ejemplo), es esas velocidades que habrían figurado en las propiedades fundamentales de espacio y tiempo. Esta es la conclusión ineludible de fenomenalismo.

El papel de la luz en la creación de nuestra realidad o universo está en el centro del pensamiento religioso occidental. Un universo desprovisto de luz no es simplemente un mundo donde usted ha apagado las luces. De hecho, es un universo carente de sí mismo, un universo que no existe. Es en este contexto que tenemos que entender la sabiduría detrás de la afirmación de que “la tierra estaba desordenada, y sin efecto” hasta que Dios hizo la luz para ser, diciendo “Hágase la luz.”

El Corán también dice, “Allah es la luz de los cielos y la tierra,” que se refleja en una de las antiguas escrituras hindúes: “Llévame de la oscuridad a la luz, me llevan de lo irreal a lo real.” El papel de la luz en la que nos lleva desde el vacío irreal (la nada) a una realidad de hecho se entiende por un largo, mucho tiempo. ¿Es posible que los antiguos santos y profetas sabían cosas que sólo ahora estamos empezando a descubrir con todos nuestros supuestos avances en el conocimiento?

Sé que puedo pensaré en donde los ángeles temen pisar, para reinterpretar las Escrituras es un juego peligroso. Tales interpretaciones extranjeros rara vez son bienvenidos en los círculos teológicos. Pero me refugio en el hecho de que estoy en busca de concurrencia en los puntos de vista metafísicos de las filosofías espirituales, sin disminuir su valor místico o teológica.

Los paralelismos entre la distinción nouménico fenomenal en el fenomenalismo y la distinción Brahman-Maya en Advaita son difíciles de ignorar. Esta sabiduría probada por el tiempo en la naturaleza de la realidad del repertorio de la espiritualidad está reinventado en la neurociencia moderna, que trata la realidad como una representación cognitiva creada por el cerebro. El cerebro utiliza los estímulos sensoriales, memoria, conciencia, e incluso el lenguaje como ingredientes en inventar nuestro sentido de la realidad. Esta visión de la realidad, sin embargo, es algo que la física está aún por llegar a un acuerdo con. Pero en la medida en que su ámbito (espacio y el tiempo) es una parte de la realidad, la física no es inmune a la filosofía.

A medida que empujamos los límites de nuestro conocimiento cada vez más, estamos empezando a descubrir las interconexiones insospechadas ya menudo sorprendentes entre las diferentes ramas de los esfuerzos humanos. En el análisis final, ¿cómo pueden los diversos ámbitos de nuestro conocimiento ser independientes entre sí cuando todo nuestro conocimiento reside en nuestro cerebro? El conocimiento es una representación cognitiva de nuestras experiencias. Pero a continuación,, así es la realidad; es una representación cognitiva de nuestras entradas sensoriales. Es una falacia pensar que el conocimiento es la representación interna de una realidad externa, y por lo tanto distinta de ella. El conocimiento y la realidad son dos constructos cognitivos internos, aunque hemos llegado a pensar en ellos como algo separado.

Reconociendo y haciendo uso de las interconexiones entre los distintos ámbitos de la actividad humana puede ser el catalizador para el próximo gran avance en nuestra sabiduría colectiva que hemos estado esperando.

The Philosophy of Special Relativity — A Comparison between Indian and Western Interpretations

Resumen: The Western philosophical phenomenalism could be treated as a kind of philosophical basis of the special theory of relativity. The perceptual limitations of our senses hold the key to the understanding of relativistic postulates. The specialness of the speed of light in our phenomenal space and time is more a matter of our perceptual apparatus, than an input postulate to the special theory of relativity. The author believes that the parallels among the phenomenological, Western spiritual and the Eastern Advaita interpretations of special relativity point to an exciting possibility of unifying the Eastern and Western schools of thought to some extent.

– Editor

Key Words: Relativity, Speed of Light, Fenomenalismo, Advaita.

Introducción

The philosophical basis of the special theory of relativity can be interpreted in terms of Western phenomenalism, which views space and time are considered perceptual and cognitive constructs created out our sensory inputs. Desde esta perspectiva, the special status of light and its speed can be understood through a phenomenological study of our senses and the perceptual limitations to our phenomenal notions of space and time. A similar view is echoed in the BrahmanMaya distinción en Advaita. If we think of space and time as part of Maya, we can partly understand the importance that the speed of light in our reality, as enshrined in special relativity. The central role of light in our reality is highlighted in the Bible as well. These remarkable parallels among the phenomenological, Western spiritual and the Advaita interpretations of special relativity point to an exciting possibility of unifying the Eastern and Western schools of thought to a certain degree.

Special Relativity

Einstein unveiled his special theory of relativity2 a little over a century ago. In his theory, he showed that space and time were not absolute entities. They are entities relative to an observer. An observer’s space and time are related to those of another through the speed of light. Por ejemplo, nothing can travel faster than the speed of light. In a moving system, time flows slower and space contracts in accordance with equations involving the speed of light. Luz, por lo tanto,, enjoys a special status in our space and time. This specialness of light in our reality is indelibly enshrined in the special theory of relativity.

Where does this specialness come from? What is so special about light that its speed should figure in the basic structure of space and time and our reality? This question has remained unanswered for over 100 años. It also brings in the metaphysical aspects of space and time, which form the basis of what we perceive as reality.

Noumenal-Phenomenal and BrahmanMaya Distinctions

En el Advaita3 view of reality, what we perceive is merely an illusion-Maya. Advaita explicitly renounces the notion that the perceived reality is external or indeed real. It teaches us that the phenomenal universe, our conscious awareness of it, and our bodily being are all an illusion or Maya. They are not the true, absolute reality. The absolute reality existing in itself, independent of us and our experiences, es Brahman.

A similar view of reality is echoed in phenomenalism,4 which holds that space and time are not objective realities. Ellos no son más que el medio de nuestra percepción. En este punto de vista, all the phenomena that happen in space and time are merely bundles of our perception. Space and time are also cognitive constructs arising from perception. Así, the reasons behind all the physical properties that we ascribe to space and time have to be sought in the sensory processes that create our perception, whether we approach the issue from the Advaita or phenomenalism perspective.

This analysis of the importance of light in our reality naturally brings in the metaphysical aspects of space and time. In Kant’s view,5 space and time are pure forms of intuition. They do not arise from our experience because our experiences presuppose the existence of space and time. Así, we can represent space and time in the absence of objects, but we cannot represent objects in the absence of space and time.

Kant’s middle-ground has the advantage of reconciling the views of Newton and Leibniz. It can agree with Newton’s view6 that space is absolute and real for phenomenal objects open to scientific investigation. It can also sit well with Leibniz’s view7 that space is not absolute and has an existence only in relation to objects, by highlighting their relational nature, not among objects in themselves (noumenal objects), but between observers and objects.

We can roughly equate the noumenal objects to forms in Brahman and our perception of them to Maya. En este artículo, we will use the terms “noumenal reality,” “absolute reality,” o “realidad física” interchangeably to describe the collection of noumenal objects, their properties and interactions, which are thought to be the underlying causes of our perception. Del mismo modo, we will “phenomenal reality,” “perceived or sensed reality,” y “perceptual reality” to signify our reality as we perceive it.

As with Brahman causing Maya, we assume that the phenomenal notions of space and time arise from noumenal causes8 through our sensory and cognitive processes. Note that this causality assumption is ad-hoc; there is no a priori reason for phenomenal reality to have a cause, nor is causation a necessary feature of the noumenal reality. Despite this difficulty, we proceed from a naive model for the noumenal reality and show that, through the process of perception, podemos “derivar” a phenomenal reality that obeys the special theory of relativity.

This attempt to go from the phenomena (espacio y el tiempo) to the essence of what we experience (a model for noumenal reality) is roughly in line with Husserl’s transcendental phenomenology.9 The deviation is that we are more interested in the manifestations of the model in the phenomenal reality itself rather than the validity of the model for the essence. Through this study, we show that the specialness of the speed of light in our phenomenal space and time is a consequence of our perceptual apparatus. It doesn’t have to be an input postulate to the special theory of relativity.

Perception and Phenomenal Reality

The properties we ascribe to space and time (such as the specialness of the speed of light) can only be a part of our perceived reality or Maya, en Advaita, not of the underlying absolute reality, Brahman. If we think of space and time as aspects of our perceived reality arising from an unknowable Brahman through our sensory and cognitive processes, we can find an explanation for the special distinction of the speed of light in the process and mechanism of our sensing. Our thesis is that the reason for the specialness of light in our phenomenal notions of space and time is hidden in the process of our perception.

Nosotros, por lo tanto,, study how the noumenal objects around us generate our sensory signals, and how we construct our phenomenal reality out of these signals in our brains. The first part is already troublesome because noumenal objects, por definición, have no properties or interactions that we can study or understand.

These features of the noumenal reality are identical to the notion of Brahman en Advaita, which highlights that the ultimate truth is Brahman, the one beyond time, space and causation. Brahman is the material cause of the universe, but it transcends the cosmos. It transcends time; it exists in the past, present and future. It transcends space; it has no beginning, middle and end. It even transcends causality. For that reason, Brahman is incomprehensible to the human mind. The way it manifests to us is through our sensory and cognitive processes. This manifestation is Maya, the illusion, que, in the phenomenalistic parlance, corresponds to the phenomenal reality.

For our purpose in this article, we describe our sensory and cognitive process and the creation of the phenomenal reality or Maya10 as follows. It starts with the noumenal objects (or forms in Brahman), which generate the inputs to our senses. Our senses then process the signals and relay the processed electric data corresponding to them to our brain. The brain creates a cognitive model, a representation of the sensory inputs, and presents it to our conscious awareness as reality, which is our phenomenal world or Maya.

This description of how the phenomenal reality created ushers in a tricky philosophical question. Who or what creates the phenomenal reality and where? It is not created by our senses, brain and mind because these are all objects or forms in the phenomenal reality. The phenomenal reality cannot create itself. It cannot be that the noumenal reality creates the phenomenal reality because, in that case, it would be inaccurate to assert the cognitive inaccessibility to the noumenal world.

This philosophical trouble is identical in Advaita así. Our senses, brain and mind cannot create Maya, because they are all part of Maya. Si Brahman created Maya, it would have to be just as real. This philosophical quandary can be circumvented in the following way. We assume that all events and objects in Maya have a cause or form in Brahman or in the noumenal world. Así, we postulate that our senses, mind and body all have some (unknown) forms in Brahman (or in the noumenal world), and these forms create Maya in our conscious awareness, ignoring the fact that our consciousness itself is an illusory manifestation in the phenomenal world. This inconsistency is not material to our exploration into the nature of space and time because we are seeking the reason for the specialness of light in the sensory process rather than at the level of consciousness.

Space and time together form what physics considers the basis of reality. Space makes up our visual reality precisely as sounds make up our auditory world. Just as sounds are a perceptual experience rather than a fundamental property of physical reality, space also is an experience, or a cognitive representation of the visual inputs, not a fundamental aspect of Brahman or the noumenal reality. The phenomenal reality thus created is Maya. La Maya events are an imperfect or distorted representation of the corresponding Brahman events. Desde Brahman is a superset of Maya (o, equivalently, our senses are potentially incapable of sensing all aspects of the noumenal reality), not all objects and events in Brahman create a projection in Maya. Our perception (o Maya) is thus limited because of the sense modality and its speed, which form the focus of our investigation in this article.

In summary, it can be argued that the noumenal-phenomenal distinction in phenomenalism is an exact parallel to the BrahmanMaya distinción en Advaita if we think of our perceived reality (o Maya) as arising from sensory and cognitive processes.

Sensing Space and Time, and the Role of Light

The phenomenal notions of space and time together form what physics considers the basis of reality. Since we take the position that space and time are the end results of our sensory perception, we can understand some of the limitations in our Maya by studying the limitations in our senses themselves.

At a fundamental level, how do our senses work? Our sense of sight operates using light, and the fundamental interaction involved in sight falls in the electromagnetic (EM) category because light (or photon) is the intermediary of EM interactions.11

The exclusivity of EM interaction is not limited to our long-range sense of sight; all the short-range senses (toque, taste, smell and hearing) are also EM in nature. In physics, the fundamental interactions are modeled as fields with gauge bosons.12 In quantum electrodynamics13 (the quantum field theory of EM interactions), photon (or light) is the gauge boson mediating EM interactions. Electromagnetic interactions are responsible for all our sensory inputs. To understand the limitations of our perception of space, we need not highlight the EM nature of all our senses. Space is, en gran, the result of our sight sense. But it is worthwhile to keep in mind that we would have no sensing, and indeed no reality, in the absence of EM interactions.

Like our senses, all our technological extensions to our senses (such as radio telescopes, electron microscopes, red shift measurements and even gravitational lensing) use EM interactions exclusively to measure our universe. Así, we cannot escape the basic constraints of our perception even when we use modern instruments. The Hubble telescope may see a billion light years farther than our naked eyes, pero lo que ve es todavía un billón de años más que lo que ven nuestros ojos. Our phenomenal reality, whether built upon direct sensory inputs or technologically enhanced, is made up of a subset of EM particles and interactions only. What we perceive as reality is a subset of forms and events in the noumenal world corresponding to EM interactions, filtered through our sensory and cognitive processes. En el Advaita parlance, Maya can be thought of as a projection of Brahman through EM interactions into our sensory and cognitive space, quite probably an imperfect projection.

The exclusivity of EM interactions in our perceived reality is not always appreciated, mainly because of a misconception that we can sense gravity directly. This confusion arises because our bodies are subject to gravity. There is a fine distinction between “being subject to” y “being able to sense” gravitational force. The gravity sensing in our ears measures the effect of gravity on EM matter. In the absence of EM interaction, it is impossible to sense gravity, or anything else for that matter.

This assertion that there is no sensing in the absence of EM interactions brings us to the next philosophical hurdle. One can always argue that, in the absence of EM interaction, there is no matter to sense. This argument is tantamount to insisting that the noumenal world consists of only those forms and events that give rise to EM interaction in our phenomenal perception. En otras palabras, it is the same as insisting that Brahman is made up of only EM interactions. What is lacking in the absence of EM interaction is only our phenomenal reality. En el Advaita notion, in the absence of sensing, Maya does not exist. The absolute reality or Brahman, sin embargo, is independent of our sensing it. De nuevo, we see that the Eastern and Western views on reality we explored in this article are remarkably similar.

The Speed of Light

Knowing that our space-time is a representation of the light waves our eyes receive, we can immediately see that light is indeed special in our reality. In our view, sensory perception leads to our brain’s representation that we call reality, o Maya. Any limitation in this chain of sensing leads to a corresponding limitation in our phenomenal reality.

One limitation in the chain from senses to perception is the finite speed of photon, which is the gauge boson of our senses. The finite speed of the sense modality influences and distorts our perception of motion, espacio y el tiempo. Because these distortions are perceived as a part of our reality itself, the root cause of the distortion becomes a fundamental property of our reality. This is how the speed of light becomes such an important constant in our space-time.

The importance of the speed of light, sin embargo, is respected only in our phenomenal Maya. Other modes of perception have other speeds the figure as the fundamental constant in their space-like perception. The reality sensed through echolocation, por ejemplo, has the speed of sound as a fundamental property. De hecho, it is fairly simple to establish14 that echolocation results in a perception of motion that obeys something very similar to special relativity with the speed of light replaced with that of sound.

Theories beyond Sensory Limits

The basis of physics is the world view called scientific realism, which is not only at the core of sciences but is our natural way of looking at the world as well. Scientific realism, and hence physics, assume an independently existing external world, whose structures are knowable through scientific investigations. To the extent observations are based on perception, the philosophical stance of scientific realism, as it is practiced today, can be thought of as a trust in our perceived reality, and as an assumption that it is this reality that needs to be explored in science.

Physics extends its reach beyond perception or Maya through the rational element of pure theory. Most of physics works in this “extended” intellectual reality, with concepts such as fields, forces, light rays, átomos, partículas, etc., the existence of which is insisted upon through the metaphysical commitment implied in scientific realism. Sin embargo, it does not claim that the rational extensions are the noumenal causes or Brahman giving raise to our phenomenal perception.

Scientific realism has helped physics tremendously, with all its classical theories. Sin embargo, scientific realism and the trust in our perception of reality should apply only within the useful ranges of our senses. Within the ranges of our sensory perceptions, we have fairly intuitive physics. An example of an intuitive picture is Newtonian mechanics that describe “normal” objects moving around at “normal” speeds.

When we get closer to the edges of our sensory modalities, we have to modify our sciences to describe the reality as we sense it. These modifications lead to different, and possibly incompatible, theories. When we ascribe the natural limitations of our senses and the consequent limitations of our perception (and therefore observations) to the fundamental nature of reality itself, we end up introducing complications in our physical laws. Depending on which limitations we are incorporating into the theory (e.g., small size, large speeds etc.), we may end up with theories that are incompatible with each other.

Our argument is that some of these complications (y, con suerte, incompatibilities) can be avoided if we address the sensory limitations directly. Por ejemplo, we can study the consequence of the fact that our senses operate at the speed of light as follows. We can model Brahman (the noumenal reality) as obeying classical mechanics, and work out what kind of Maya (phenomenal reality) we will experience through the chain of sensing.

The modeling of the noumenal world (as obeying classical mechanics), por supuesto, has shaky philosophical foundations. But the phenomenal reality predicted from this model is remarkably close to the reality we do perceive. Starting from this simple model, it can be easily shown our perception of motion at high speeds obeys special relativity.

The effects due to the finite speed of light are well known in physics. Sabemos, por ejemplo, that what we see happening in distant stars and galaxies now actually took place quite awhile ago. A more “advanced” effect due to the light travel time15 is the way we perceive motion at high speeds, which is the basis of special relativity. De hecho, many astrophysical phenomena can be understood16 in terms of light travel time effects. Because our sense modality is based on light, our sensed picture of motion has the speed of light appearing naturally in the equations describing it. So the importance of the speed of light in our space-time (as described in special relativity) is due to the fact that our reality is Maya created based on light inputs.

Conclusion

Almost all branches of philosophy grapple with this distinction between the phenomenal and the absolute realities to some extent. Advaita Vedanta holds the unrealness of the phenomenal reality as the basis of their world view. En este artículo, we showed that the views in phenomenalism can be thought of as a restatement of the Advaita postulates.

When such a spiritual or philosophical insight makes its way into science, great advances in our understanding can be expected. This convergence of philosophy (or even spirituality) and science is beginning to take place, most notably in neuroscience, which views reality as a creation of our brain, echoing the notion of Maya.

Science gives a false impression that we can get arbitrarily close to the underlying physical causes through the process of scientific investigation and rational theorization. An example of such theorization can be found in our sensation of hearing. The experience or the sensation of sound is an incredibly distant representation of the physical cause–namely air pressure waves. We are aware of the physical cause because we have a more powerful sight sense. So it would seem that we can indeed go from Maya (sonar) to the underlying causes (air pressure waves).

Sin embargo, it is a fallacy to assume that the physical cause (the air pressure waves) es Brahman. Air pressure waves are still a part of our perception; they are part of the intellectual picture we have come to accept. This intellectual picture is an extension of our visual reality, based on our trust in the visual reality. It is still a part of Maya.

The new extension of reality proposed in this article, again an intellectual extension, is an educated guess. We guess a model for the absolute reality, o Brahman, and predict what the consequent perceived reality should be, working forward through the chain of sensing and creating Maya. If the predicted perception is a good match with the Maya we do experience, then the guesswork for Brahman is taken to be a fairly accurate working model. The consistency between the predicted perception and what we do perceive is the only validation of the model for the nature of the absolute reality. Además, the guess is only one plausible model for the absolute reality; there may be different such “solutions” to the absolute reality all of which end up giving us our perceived reality.

It is a mistake to think of the qualities of our subjective experience of sound as the properties of the underlying physical process. In an exact parallel, it is a fallacy to assume that the subjective experience of space and time is the fundamental property of the world we live in. The space-time continuum, as we see it or feel it, is only a partial and incomplete representation of the unknowable Brahman. If we are willing to model the unknowable Brahman as obeying classical mechanics, we can indeed derive the properties of our perceived reality (such as time dilation, length contraction, light speed ceiling and so on in special relativity). By proposing this model for the noumenal world, we are not suggesting that all the effects of special relativity are mere perceptual artifacts. We are merely reiterating a known fact that space and time themselves cannot be anything but perceptual constructs. Thus their properties are manifestations of the process of perception.

When we consider processes close to or beyond our sensor limits, the manifestations of our perceptual and cognitive constraints become significant. Por lo tanto, when it comes to the physics that describes such processes, we really have to take into account the role that our perception and cognition play in sensing them. The universe as we see it is only a cognitive model created out of the photons falling on our retina or on the photosensors of the Hubble telescope. Debido a la velocidad finita del soporte de información (namely light), our perception is distorted in such a way as to give us the impression that space and time obey special relativity. Hacen, but space and time are only a part of our perception of an unknowable reality—a perception limited by the speed of light.

The central role of light in creating our reality or universe is at the heart of western spiritual philosophy as well. Un universo desprovisto de luz no es simplemente un mundo donde usted ha apagado las luces. De hecho, es un universo carente de sí mismo, un universo que no existe. It is in this context that we have to understand the wisdom behind the notion that “la tierra estaba desordenada, and void'” hasta que Dios hizo la luz para ser, diciendo “Hágase la luz.” Quran also says, “Allah is the light of the heavens.” The role of light in taking us from the void (la nada) to a reality was understood for a long, mucho tiempo. Is it possible that the ancient saints and prophets knew things that we are only now beginning to uncover with all our advances in knowledge? Whether we use old Eastern Advaita views or their Western counterparts, we can interpret the philosophical stance behind special relativity as hidden in the distinction between our phenomenal reality and its unknowable physical causes.

Referencias

  1. Dr. Manoj Thulasidas graduated from the Indian Institute of Technology (IIT), Madras, en 1987. He studied fundamental particles and interactions at the CLEO collaboration at Cornell University during 1990-1992. After receiving his PhD in 1993, he moved to Marseilles, France and continued his research with the ALEPH collaboration at CERN, Geneva. During his ten-year career as a research scientist in the field of High energy physics, fue co-autor de más de 200 publicaciones.
  2. Einstein, A. (1905). Zur Elektrodynamik bewegter Körper. (On The Electrodynamics Of Moving Bodies). Anales de la Física, 17, 891-921.
  3. Radhakrishnan, S. & Moore, C. A. (1957). Source Book in Indian Philosophy. Princeton University Press, Princeton, NY.
  4. Chisolm, R. (1948). The Problem of Empiricism. The Journal of Philosophy, 45, 512-517.
  5. Allison, H. (2004). Kant’s Transcendental Idealism. Yale University Press.
  6. Rynasiewicz, R. (1995). By Their Properties, Causes and Effects: Newton’s Scholium on Time, Espacio, Place and Motion. Studies in History and Philosophy of Science, 26, 133-153, 295-321.
  7. Calkins, M. En. (1897). Kant’s Conception of the Leibniz Space and Time Doctrine. The Philosophical Review, 6 (4), 356-369.
  8. Janaway, C., ed. (1999). The Cambridge Companion to Schopenhauer. Cambridge University Press.
  9. Schmitt, R. (1959). Husserl’s Transcendental-Phenomenological Reduction. Philosophy and Phenomenological Research, 20 (2), 238-245.
  10. Thulasidas, M. (2007). El universo Unreal. Asian Books, Singapur.
  11. Electromagnetic (EM) interaction is one of the four kinds of interactions in the Standard Model (Griffths, 1987) of particle physics. It is the interaction between charged bodies. Despite the EM repulsion between them, sin embargo, the protons stay confined within the nucleus because of the strong interaction, whose magnitude is much bigger than that of EM interactions. The other two interactions are termed the weak interaction and the gravitational interaction.
  12. In quantum field theory, every fundamental interaction consists of emitting a particle and absorbing it in an instant. These so-called virtual particles emitted and absorbed are known as the gauge bosons that mediate the interactions.
  13. Feynman, R. (1985). Quantum Electrodynamics. Addison Wesley.
  14. Thulasidas, M. (2007). El universo Unreal. Asian Books, Singapur.
  15. Rees, M. (1966). Appearance of Relativistically Expanding Radio Sources. Naturaleza, 211, 468-470.
  16. Thulasidas, M. (2007un). Son fuentes de radio y explosiones de rayos gamma Luminal Plumas? International Journal of Modern Physics D, 16 (6), 983-1000.