Archivo de la etiqueta: muerte

Alma Primordial

One simple way of reinstating an absolute form of morality (as opposed to a relative, risk-reward kind) is to postulate continuity beyond death. The notion of a “alma,” as proposed in almost all religions, serves this purpose. Soul is also the substantive (albeit ethereal) representation of the otherwise elusive consciousness of ours, which is an entity that has no right to exist or be real because it fails all possible tests for real existence, yet is supremely real to each one of us. De hecho, consciousness is more than real, it is the arena in which our reality plays out its act. It is so fundamental to our experience and existence that we have a hard time accepting its ephemerality.

I, para una, believe logically that when I die, everything I will have known and experienced till then will just disappear. I believe that death is like an eternal dreamless sleep. Logically. But logic has very little to do with what I can feel and accept, emotionally. I don’t like to drag in the concept of “emotion” aquí; I am thinking of what I can accept at a gut-level. “Primally” would perhaps be a better word to use, but I am not sure. Any way, once we have conscious awareness, and develop a sense of temporal continuity about things and experiences around us, we cannot help assigning continuity to the backdrop of it all — our consciousness. Continuity of selfhood is encoded into our mind. Primally — sí, that would be the right word.

Logic and rationality, which come after the primal plumbing of the mind, conciencia, selfhood etc. (which may all ultimately mean the same thing) is already in place, can influence our thinking only to a limited extent. Mind grasps at anything that offers a semblance of eternal continuity. Enter religions.

All conventional religions have some notion of a “alma,” which comes in different forms and with a multitude of meanings and contexts, although, logically, it can only mean our consciousness, or an entity holding our consciousness and pretty much nothing else. Thanks to our primal need to search and find continuity, we readily buy into whatever notion of soul our parents’ religion happens to uphold, ignoring the gaping holes in logic associated with it. From the perspective of religions (speaking of religions as organizational entities with intentions and purposes), the notion of continuity implied in the concept of a soul has a great benefit — it completely alters the risk-reward analysis at the root of morality. And it takes out death (or at least, greatly diminishes its significance) in the analysis. For death is only the beginning, as the horror-comedy taught us.

If the wages of sin are eternal third-degree burns, not some material comfort followed by thirty-to-life in a federal facility till death sets you free, you do think twice before doing the crime. La “tiempo” that you may have to do could well be an eternity. Other religions offer other kinds of divine carrots and sticks. Por ejemplo, if you are a Hindu engaged in a particularly unsavory Karma, you will reincarnate as somebody (o algo) on the receiving end of the stick, roughly neutralizing your risk-reward equation. Por otra parte, if you are willing to take it on your chin with some amount of fortitude, you will be upgraded to business class in your next life.

In all notions of spiritual continuity of consciousness, and/or soul, there is something I find logically wanting. It is the lack of continuity of memory. Death is still a point of phase transition where all the existing memory is erased. If we think of soul as the eternal manifestation of mind and consciousness, erasing its memory is as good or as bad as killing it, is it not?

What I find interesting in this Hindu notion is that the ultimate reward for presumably the best possible Karma is not an eternal life of comfort in heaven, but a release from the cycle of reincarnations, que, En mi opinión, is similar to an eternal dreamless sleep — which is the only logical notion of death we can scientifically entertain. Así, in the Hindu notion of the reward for ultimate good is, in some sense, the ultimate death. Makes me wonder…

De aquí a la eternidad

The temporal aspect of punishment extends beyond the span between the crime and its punishment. The severity of the punishment is also measured in terms of its duration. And death puts a definitive end to all man-made durations. This interference of death in our temporal horizons messes up what we mean by proportional punishment, which is the reason behind the general lack of gratification on Madoff’s long sentence. If a heinous crime like a senseless murder brings about only a life-sentence, and if you know that “vida” means only a couple of months or so, then the punishment in and of itself is incapable of deterring the crime. And when the crime is not as senseless, but prompted by careful material considerations, it is a deliberate risk-reward analysis that determines its commission. A comprehensive risk-reward analysis would involve, I imagine, a consideration of the probability of detection, the intensity and duration of the potential punishment, and the time one has to enjoy the spoils and/or suffer the punishment. There may be other factors to consider, por supuesto. I wouldn’t know because I haven’t actually done such analyses. Not yet.

The smallpox story I mentioned earlier brings these considerations to the foreground, along with how the relatively high probability of death from the disease affects them. Knowing that there isn’t much time to enjoy life (or face the music), two older gentlemen of the story decide to go and feast themselves on a local prostitute of the village whom they have been eying for a while. It is not that the consequences (spousal anger, bad diseases etc.) of their action have changed. Just that their potential duration has decreased drastically because of the outbreak of smallpox. Knowledge of our death has a dramatic effect on our moral inhibitions born out of risk-reward analyses.

It is in this light that we have to examine clichéd statements like, “Live in the present moment,” o “Live everyday as though it is your last.” What do these statements really mean? The second one is especially interesting because it makes a direct reference to death. Is it asking us to shed our inhibitions vis-à-vis all our actions? Si es así, it may not be such a positive invitation (que, por supuesto, is a statement of value-judgment emanating form a sense of a morality of unknown origins). Or it could be a simple exhortation not to procrastinate — a positive thing by the same uncertain morality.

“Living in the present” is even more puzzling. I guess it comes from the Zen notion of “aquí” y “now.” I can kind of understand the Zen notion in terms of cognitive neuroscience, although that is the sort of thing that Zen would ask us not to do — understanding one thing in terms of something else. According to the Zen school, an experience has to be assimilated before the intellect has a chance to color it in terms of preconceived notions and filters. In the absolute stillness of a mind, presumably brought about by years of introspection and intense mediation, experiences take on perceptually accurate and intellectually uncolored forms, which they say is a good thing. If the statement “Live in the present moment” refers to this mode of experiencing life, fine, I can go with that, even though I cannot fully understand it because I am not a Zen master. And if I was, I probably wouldn’t worry too much about logically understanding stuff. Understanding is merely a misguided intellectual exercise in futility.

As a moral statement, sin embargo, this invitation to live in the present moment leaves much to be desired. Is it an invitation to ignore the consequences of your actions? You compartmentalize your timeline into a large past, a large future and tiny present. You ignore the past and the future, and live in the present. No regrets. No anxieties. What else could this slogan “Live in the present moment” significará?

¿Por qué debo ser bueno?

El conocimiento de la muerte es una cosa triste. No como una pieza de información general, pero en como se aplica a un individuo en particular. Sólo recuerdo muy vívidamente mi propio sentido de impotencia y tristeza hacia el final de la vida de mi padre, cuando se hizo claro para mí que tenía sólo unas semanas dejaron. Hasta entonces, Nunca pude entender realmente el dolor asociado con la muerte de un ser querido, dada la absoluta certeza y la naturalidad de la muerte. De hecho, Yo no podía entender mi propio dolor ya menudo se preguntaba si estaba idealizando lo, o sensación de que ya que se esperaba de mí.

Es muy difícil conocer gente, incluso a nosotros mismos. Hay varios niveles de oscurecimiento de la conciencia y la existencia en nuestro interior. Y podemos penetrar sólo un número limitado de ellos para ver dentro de nosotros mismos. Por lo tanto me encuentro dudando de mi dolor, a pesar de su carácter real directamente percibido y existencia. Tal vez el dolor causado por la pérdida de un ser querido es tan primitivo que no necesitamos para dudarlo; pero no puedo dejar de dudar incluso el más obvio de los sentimientos y sensaciones. Después de todo, Yo soy el tipo que va por ahí insistiendo en que la realidad es irreal!

La “pérdida” de un ser odiado, en virtud de su simetría matemática, debe generar algo como lo opuesto a la pena. Lo contrario de la pena es quizás glee, aunque uno es demasiado civilizado para dejarse sentir que. Pero en serio, Una vez escuché a un experto en la reducción del estrés menciona. Dijo, “¿Qué pasa si tu jefe te estresa? Imagina, final del día, también estará muerto!”

Sí, el hecho de que todos vamos a morir es un problema social y moral grave. ¿Cuánto de un problema que no es totalmente apreciado debido a la naturaleza tabú del tema. Una vez leí una novela en Malayalam describir una aldea en los años sesenta arrasada por la viruela. Algunas partes de esta novela ilustran la conexión entre la muerte y la moralidad. Lo ves, la moral es una vaca tan santa que no podemos examinarlo, mucho menos que pregunta, sin ser llamado todo tipo de malos nombres. Ser “buena” se considera una “buena” cosa, y se toma como más allá de la racionalización. Quiero decir, podemos hacer preguntas como, “Lo que es bueno?”, “Lo que hace algo bueno, algo más mala?” etc. Pero no podemos pedir de forma realista la cuestión, “¿Por qué debo ser bueno?” Ser bueno es sólo bueno, y se espera que ignorar la circularidad en esta declaración.

Durante un minuto, no vamos a asumir que ser bueno es bueno. Creo que el conocimiento de la muerte inminente haría a arrojar este supuesto, pero vamos a llegar a ella más tarde. Por ahora, vamos a pensar en la moralidad como un cálculo de riesgo-recompensa lógica, en lugar de un axioma dado por Dios. Si alguien le propone, “¿Por qué no le disparas a ser un traficante de drogas? [Pun intentó] Buen dinero allí…,” su reacción natural sería, “Las drogas matan a la gente, matando a la gente es mala, hay manera de que estoy recibiendo en ella.” Ahora, que es una postura moral. Si usted era amoral, usted puede pensar, “El tráfico de drogas implica la violencia. Hay una buena probabilidad de que voy a conseguir el tiro o atrapados. Treinta a la vida en una penitenciaría federal es un paseo por el parque. De ninguna manera estoy consiguiendo en él.” Se trata de un análisis de riesgo-recompensa, pero con el mismo resultado final.

Lo puse a usted que el origen de la mayor parte de nuestra moralidad es este análisis de riesgo-recompensa. Si no fuera, ¿por qué necesitamos el sistema de justicia penal y de policía? Es este análisis de riesgo-recompensa que puede obtener sesgada debido a una muerte inminente, si nos dejamos lo nota. Lo ves, el concepto de crimen y castigo (o acción y consecuencia, ser de valor neutral) no es tan simple, como casi todo en la vida real. Para ser un impedimento, la severidad del castigo tiene que ser proporcional, no sólo a la fetidez del crimen, sino también a la probabilidad de su detección. Por ejemplo, si usted sabe que va a quedar atrapado cada vez que la velocidad, multas por velocidad no debe costarle miles de dólares — un par de dólares hará el truco de que desalentar el exceso de velocidad de. Existen tales castigos minúsculos por poco “crímenes.” En los baños públicos, dejando la ducha o el lavabo grifo abierto sería un pequeño delito, ya que desperdicia agua, y los fondos del propietario. Para luchar contra este delito llegó grifos accionados por resorte que se cierran a sí mismos después de diez o 15 segundos. Para que pueda obtener “capturado” cada vez que tratan de dejar correr el agua, pero el “castigo” es simplemente que usted tiene que empujar el botón de liberación de nuevo. Ahora tenemos grifos con sensores electrónicos con horizontes temporales más cortos, incluso para el crimen y el castigo.

La severidad de un dolor no es simplemente su intensidad, pero su duración, así. Teniendo en cuenta que la muerte pone fin definitivamente a nuestros duraciones mundanos, cómo afecta a nuestra noción de castigo acorde con el delito? Mi tercer puesto en la filosofía de la muerte examinará ese aspecto.

El Tema Tabú

La muerte es un tema tabú. No se supone hablar de ello, o incluso pensar en ello. Es casi como si lo hiciéramos, la muerte podría tomar nota de nosotros, y podemos prescindir de ese tipo de atención. Si queremos ser poco visible en cualquier sitio, que está en frente de la muerte.

he estado viendo Seis pies debajo recientemente, que es probable que detrás de estas reflexiones sobre la muerte. Tengo curiosidad, aunque — ¿por qué el tema de la muerte como un tabú, a pesar de su inevitable naturales? No me refiero a la clase supersticiosa del tabú (“No, no, no, no se va a morir en el corto plazo, touchwood!”), pero la clase intelectual. El tipo de frío que se produce si se intenta mantener una conversación al respecto con una cerveza o en una mesa de la cena. ¿Por qué es la muerte tal tabú?

Decir que somos sólo miedo de la muerte es un poco de una simplificación excesiva. Claro que tememos a la muerte, pero tememos hablar en público más, pero todavía podemos hablar de la última. Tenemos que encontrar la razón de la tabooness especial de la muerte en otros lugares.

Una cosa especial acerca de la muerte es que es un gran igualador — un hecho casi demasiado obvio para apreciar. Todos mueren — independientemente de cualquier otra cosa que hacen en sus vidas. Tal vez esta última nivelación del campo puede ser un poco incómoda para los más competitivos entre nosotros. No importa lo alto nos elevamos, o por baja que nos hundimos, al final de nuestros días, la puntuación es borradas y la pizarra se limpia.

Este negocio pizarra de limpieza también es problemático por otra razón. Es tan maldito permanente. Su permanencia tiene un aspecto nunca está presente en cualquier otro tipo de dolor y el sufrimiento que atravesamos (incluyendo hablar en público). Una de mis técnicas personales para manejar los dolores y molestias menores (como un tratamiento de conducto, o heridas aún más profundas, como la pérdida de un ser querido) es hacer uso de sólo esta falta de permanencia. Me recuerdo a mí mismo que va a pasar, a tiempo. (Por alguna extraña razón, Lo hago en Francés, “No va a ser largo,” although, ser correcto, Creo que debería estar diciendo a mí mismo, “No va a durar.”) Incluso he compartido esta técnica con mi hijo cuando se rompió el brazo y estaba en un dolor insoportable. Le dije que la agonía pronto abatir. Bueno, Me dijo que el uso de diferentes palabras, y me imagino que el pequeño entiende, aunque él seguía gritando la cabeza.

Podemos manejar cualquier “normal” dolor a la espera fuera, pero no el dolor de la muerte, que dura para siempre. Durará. ¿Es esta permanencia detrás de nuestro miedo a ella? Quizás. Con la permanencia absoluta impermeabilidad absoluta viene, como cualquier fan de Spiderman apreciaría. ¿Qué hay más allá de la muerte es desconocida. e incognoscible. A pesar de todas las religiones del mundo que nos dice varias cosas místicas acerca de lo que hay más allá (ya sabes, como el cielo y el infierno, Karma y la reencarnación, etc.), nadie realmente cree que. Lo sé, Lo sé, algunos pueden insistir en que honestamente que realmente hacen, pero a la hora de la verdad, en una instintiva, visceral, nadie lo hace. Ni siquiera los que están seguros de que van a terminar en el cielo. ¿Por qué si los santos hombres tienen detalles de seguridad? En Cautivo del deseo, Maugham caricaturiza esta extraña falta (o la imposibilidad) de fe real vis-à-vis la muerte en su interpretación de los últimos días del Vicario de Blackstable.

A vivir con cualquier sentido de propósito, Creo que tenemos que hacer caso omiso de la muerte. Un lapso finito de la existencia es simplemente absurdo en múltiples niveles. Esto hace que todas nuestras metas e ideales elevados absurdos. Hace que nuestro sentido del bien y el mal absurda. Se hace todo lo que pensamos que es el propósito de la vida absurda. Incluso hace el modesto propósito de la vida se propone en la explicación evolutiva basada en el ADN (que sólo queremos vivir un poco más) absurdo, para cualquier incremento finito en nuestra vida es esencialmente cero cuando se compara con el infinito del tiempo, como se apreciará fácilmente los nerds entre nosotros. En breve, sólo hay un problema real con la vida, que es la muerte. Puesto que no podemos evitar morir y pagar impuestos, puede ser que podemos evitar pensar y hablar de ello — una razón plausible detrás de la naturaleza tabú del tema de la muerte.

Vela que quema brillante

Un compañero mío de IIT falleció hace unos días. Cuando me enteré de la terrible noticia, Yo quería escribir algo sobre él. Lo que vino a la mente fuera un par de recuerdos inconexos, y pensé que iba a compartir aquí. Por temor a causar más dolor a las personas cercanas a él, Voy a mantener todas las referencias que identifican al mínimo.

Solíamos llamarlo PJ — un acrónimo de una expresión ligeramente insultante, que probablemente tuvo su origen en nuestra envidia académica. PJ era académicamente brillante, y se graduó en la parte superior de una clase llena de IITians casi patológicamente competitivos y brillantes. Esta intensidad que ejercida sobre los menos sobrehumana es parte de mi primer recuerdo.

Preocupado por esta intensidad, que una vez formaron una delegación de apelar a una mejor la naturaleza del PJ. No recuerdo quien lo inició, o incluso que estaba allí en la delegación. Pero sin duda se siente como algo que Lux o Rata harían; o Kutty, quizás, si pudiéramos conseguir que haga nada en absoluto. De todos modos, nos acercamos a PJ y pidió que tomarlo con calma. “¿Cuál es la gran cosa, hombre? Lento y constante gana la carrera, ya sabes.” La respuesta del PJ fue una revelación. “Seguro,” dijo, “pero rápido y constante es mejor!”

Estoy seguro de que este ritmo rápido y furioso de la brillantez de PJ le trajo muchos elogios bien merecidos después de toda una vida quizás mejor se mide en términos de su calidad en lugar de cantidad, impacto en lugar de la longevidad. Pero PJ nunca fue un compañero de trabajo-todos-y-no-juego. Recuerdo una vez cuando las chicas carnaval llegaron al comedor Mandak (“lío”) para comer. Su estudio con ese fervor desventurado que sólo un compañero IITian puede apreciar, discutimos este desarrollo con PJ. Dijo, “Sí, queremos jugar con ellos!”

IIT sucedió a nosotros en una época en que las amistades llegaron fácil y los lazos forjados se mantuvo fuerte. Con PJ ido y las conexiones un poco más débiles, Me siento un poco de desintegración. Y las melancólicas palabras que suenan en mi mente me recuerdan — No preguntes por quién doblan las campanas, doblan por ti.

PJ era un hombre brillante. Espero su brillantez sería fuente de fortaleza y coraje para aquellos cercanos a él. Ya sabes lo que dicen, una vela que quema quema el doble de brillantes mitad de tiempo. Con una de nuestras velas brillantes llamas a cabo, lo que siento es un sentimiento de cierta oscuridad que desciende en algún lugar lejano.

Foto por armin_vogel cc