Archivo de la etiqueta: muerte

Contradictions

Life is full of contradictions.

I am attending a research retreat on mindfulness and contemplative practices at the beautiful Garrison Institute. I am learning a lot of interesting things, and meeting a lot of like-minded and excellent people – the kind of people with whom I could have deep conversation about the unreal nature of reality, unlike most people from other walks of life would politely and tactfully excuse themselves when I get a bit unreal.

Seguir leyendo

Twilight Years

At some point in our life, we come to accept the fact we are closer to death than life. What lies ahead is definitely less significant than what is left behind. These are the twilight years, and I have come to accept them. With darkness descending over the horizons, and the long shadows of misspent years and evaded human conditions slithering all around me, I peer into the void, into an eternity of silence and dreamlessness. Es almost time.

Seguir leyendo

Muerte y Duelo

Algunos eventos recientes me han llevado a visitar este tema incómodo — ¿por qué nos entristecemos cuando alguien muere?

La mayoría de las religiones nos dicen que los difuntos, si eran buenos en la vida, terminar en un lugar mejor. Así que el duelo no tiene sentido. Si los difuntos eran malas, no tendríamos ninguna forma el duelo.

Incluso si usted no es religioso, y no creen en un alma eterna, la muerte no puede ser una mala cosa para los muertos, porque ellos no sienten nada, debido a que no existen, que es la definición de la muerte.

Seguir leyendo

Robin Williams

Yo estaba tan sorprendido como todos los demás cuando me enteré de la noticia del aparente suicidio de Robin Williams. Yo quería escribir algo al respecto porque soy fanática de su trabajo. De hecho, Yo soy un fan de toda esa gente con talento que pueden hacer reír a los demás, partiendo de Ted Danson de Cheers to Jon Stewart del Daily Show, y todos los f.r.i.e.n.d.s en entre.

También me hace pensar. La mayoría de nosotros queremos ser ricos y famosos. Pero el dinero y la fama no parecen ser suficientes para mantener feliz a nadie. Porqué es eso? Como siempre, Tengo una teoría al respecto. De hecho, Tengo dos. Voy a compartir tanto con usted, pero tenga en cuenta que estas son meramente las teorías de un blogger irreal, nada más. Las teorías pesar, Ahora mismo, Me siento profundamente triste, casi como si Robin Williams era alguien que conocía y se preocupaba por. Es tonto, por supuesto, pero había algo en su edad (y cómo incómodamente cerca que está de la mina), lo repentino de su muerte, y el hecho de que nos hizo reír a carcajadas, hace su despedida algo de una pérdida personal.

Seguir leyendo

El orgullo y la pretensión

¿Cuál ha sido de intensa satisfacción personal para mí era mi “descubrimiento” relacionada con GRBs y las fuentes de radio aludió anteriormente. Extrañamente, también es el origen de la mayor parte de las cosas que no estoy orgulloso de. Lo ves, cuando sientes que has encontrado el propósito de su vida, que es grande. Cuando usted siente que ha logrado el objetivo, es aún mayor. Pero entonces viene la pregunta — ahora lo? La vida en algún sentido termina con el logro percibida de los objetivos profesados. Una vida sin metas es una claramente una vida sin mucha motivación. Es un viaje más allá de su destino. Como muchos antes que yo he descubierto, es el viaje hacia un destino desconocido que nos impulsa. El final de la jornada, La llegada, es problemático, porque es la muerte. Con la convicción honesta de este logro de las metas y luego viene la sensación inquietante de que la vida es más. Ahora sólo hay rituales dejaron de realizar. Como arraigada, noción arraigada, esta convicción mía ha llevado a rasgos de personalidad que me arrepiento. Se ha llevado a un nivel de desapego en situaciones cotidianas donde quizás no se justificaba la separación, y una cierta imprudencia en elecciones donde una consideración más madura fue quizás indica.

La imprudencia llevó a muchas opciones de carreras extrañas. De hecho, Me siento como si he vivido muchas vidas diferentes en mi tiempo. En la mayoría de los roles intenté, Me las arreglé para pasar cerca de la parte superior del campo. Como estudiante, Me metí en la universidad más prestigiosa de la India. Como científico más adelante, He trabajado con los mejores en ese Meca de la física, CERN. Como escritor, Tuve el raro privilegio de comisiones libro invitados y peticiones de columna regulares. Durante mi breve incursión en las finanzas cuantitativas, Estoy bastante contento con mi estancia en la banca, a pesar de mis dudas éticas al respecto. Incluso como un blogger y un programador manía, Yo tenía un poco de éxito. Ahora, como la hora de retirarse se acerca, Me siento como si he sido un actor que tuvo la buena fortuna de aterrizar varios papeles exitosos. Como si los éxitos pertenecían a los personajes, y mi propia contribución era un mínimo de talento actoral. Supongo que el desapego viene de intentar demasiadas cosas. ¿O es sólo la inquietud refunfuñando en mi alma?

Búsqueda del conocimiento

Lo que me gustaría creer que mi objetivo en la vida que ser es la búsqueda del conocimiento, que es, no hay duda, un noble objetivo de tener. Puede ser sólo mi vanidad, pero sinceramente creo que en realidad era mi objetivo y propósito. Pero por sí mismo, la búsqueda del conocimiento es un objetivo inútil. Uno podría hacerla útil, por ejemplo, aplicándolo — para ganar dinero, en el análisis final. O extendiéndola, enseñarlo, que es también una vocación noble. Pero ¿con qué fin? Para que otros puedan aplicarlo, difundirla y enseñarla? En esa regresión infinita sencillo se encuentra la futilidad de todas las actividades nobles de la vida.

Inútil, ya que puede ser, lo que es infinitamente más noble, En mi opinión, es añadir al cuerpo de nuestro conocimiento colectivo. En ese aspecto, Estoy satisfecho con el trabajo de mi vida. Me di cuenta de cómo ciertos fenómenos astrofísicos (como Los estallidos de rayos gamma y los chorros de radio) trabajo. Y, sinceramente, creo que es un conocimiento nuevo, y hubo un instante hace unos años cuando sentí que muriera luego, Me iba a morir un hombre feliz porque había logrado mi objetivo. Libertadores como este sentimiento era, ahora me pregunto — ¿es suficiente para añadir un poco de conocimiento de la materia que conocemos con una pequeña nota de post-it diciendo, “Tómelo o déjelo”? Debería también asegurarse de que todo lo que creo que he encontrado es aceptada y oficialmente “añadido”? Este es de hecho una pregunta difícil. Querer ser aceptada oficialmente es también un llamado para la validación y la gloria. No queremos nada de eso, hacer que? Entonces de nuevo, si el conocimiento sólo muere conmigo, ¿cuál es el punto de? Pregunta difícil de hecho.

Hablando de objetivos en la vida me recuerda esta historia de un hombre sabio y su amigo melancólico. El sabio le pregunta, “¿Por qué estás tan triste? ¿Qué es lo que quieres?”
El amigo dice, “Me gustaría tener un millón de dólares. Eso es lo que quiero.”
“Bueno, ¿por qué quiere un millón de dólares?”
“Bueno, entonces yo podría comprar una casa bonita.”
“Así que es una bonita casa que desea, no un millón de dólares. ¿Por qué quiere que?”
“Entonces podría invitar a mis amigos, y pasar un buen rato con ellos y su familia.”
“Así que usted quiere tener un rato agradable con sus amigos y familiares. No es realmente una bonita casa. Porqué es eso?”

Tales preguntas por qué pronto se dió la felicidad como la respuesta final, y el objetivo final, un punto en el cual ningún hombre sabio puede pedir, “¿Por qué quieres ser feliz?”

Yo hago esa pregunta, a veces, pero tengo que decir que la búsqueda de la felicidad (o happyness) suena como un buen candidato para el objetivo final en la vida.

Recapitulación

Hacia el final de su vida, Somerset Maugham resumió su “comida para llevar” en un libro titulado acertadamente “La Recapitulación.” También siento una urgencia para resumir, hacer un balance de lo que he logrado y el intento de lograr. Este impulso es, por supuesto, un poco tonto en mi caso. Por un lado, Logré claramente nada comparado con Maugham; incluso teniendo en cuenta que era mucho más viejo cuando él resumió sus cosas y tenía más tiempo lograr cosas. En segundo lugar, Maugham podía expresar su opinión acerca de la vida, universo y todo mucho mejor de lo que nunca seré capaz de. Estos inconvenientes pesar, Voy a tomar una puñalada en mí mismo porque he empezado a sentir la cercanía de una llegada — algo así como lo que se siente en las últimas horas de un vuelo de larga distancia. Me siento como si todo lo que he propuesto hacer, si lo he conseguido o no, ya está detrás de mí. Ahora es probablemente un momento tan bueno como cualquier otro para preguntarme — qué es lo que me propuse hacer?

Creo que mi principal objetivo en la vida era saber cosas. En el principio, era cosas físicas como radios y televisión. Todavía recuerdo la emoción de encontrar los primeros seis volúmenes de “Radio Básica” en la colección de libros de mi padre, aunque no tenía ninguna posibilidad de entendimiento de lo que dijo en ese punto en el tiempo. Era una emoción que me llevó a través de mis años de pregrado. Más tarde, mi foco se trasladó a las cosas más fundamentales como la materia, átomos, luz, partículas, física, etc. Luego, en la mente y el cerebro, espacio y el tiempo, percepción y la realidad, vida y la muerte — cuestiones que son más profundas y más importante, pero, paradójicamente,, menos significativo. En este punto de mi vida, donde voy hacer un balance de lo que he hecho, Tengo que preguntarme a mí mismo, Valió la pena? ¿Hice bien, o hice mal?

Mirando hacia atrás en mi vida hasta ahora ahora, Tengo muchas cosas para ser feliz, y puede que otros que no estoy tan orgulloso de. Buenas noticias primero — He recorrido un largo camino desde donde un Comencé. Crecí en una familia de clase media en los años setenta en la India. Clase media de la India en los años setenta sería pobre en todos los sentidos del mundo sensible. Y la pobreza estaba a mi alrededor, con los compañeros que abandonan la escuela para participar en el trabajo infantil de baja categoría como llevar el barro y primos que no podían permitirse una comida al día. La pobreza no es una condición hipotética aflige almas desconocidos en tierras lejanas, pero era una realidad dolorosa y palpable a mi alrededor, una realidad que escapé por un golpe de suerte. A partir de ahí, Me las arreglé para arañar mi camino a una existencia-de clase media alta en Singapur, que es rico por la mayoría de los estándares globales. Este viaje, mayoría de los cuales se puede atribuir a un golpe de suerte en términos de accidentes genéticos (tales como la inteligencia académica) u otros golpes de suerte, es interesante por derecho propio. Creo que debería ser capaz de darle un giro humorístico en él y el blog es un poco de día. A pesar de que es una tontería tomar el crédito para glorias accidentales de esta especie, Yo sería honesto si dijera que no estaba orgulloso de ello.

¿Cómo debo Die?

I have reached the age where I have seen a few deaths. And I have had time to think about it a bit. I feel the most important thing is to die with dignity. The advances in modern medicine, though effective in keeping us alive longer, may rob us of the dignity with which we would like to go. The focus is on keeping the patient alive. But the fact of the matter is that everybody will die. So medicine will lose the battle, and it is a sore loser. That’s why the statements likeCancer is the biggest killer” etc. son, to some extent, meaningless. When we figure out how to prevent deaths from common colds and other infections, heart disease begins to claim a relatively larger share of deaths. When we beat the heart disease, cancer becomes the biggest killer, not so much because it is now more prevalent or virulent, but in the zero-sum game of life and death, it had to.

The focus on the quantity of life diminishes its quality near its tail end due to a host of social and ethical considerations. Doctors are bound by their professional covenants to offer us the best care we ask for (provided, por supuesto, that we can afford it). La “best careusually means the one that will keep us alive the longest. The tricky part is that it has become an entrenched part of the system, and the default choice that will be made for usat times even despite our express wishes to the contrary.

Consider the situation when an aged and fond relative of ours falls terminally sick. The relative is no longer in control of the medical choices; we make the choices for them. Our well-meaning intentions make us choose exactly thebest careregardless of whether the patient has made different end-of-life choices.

The situation is further complicated by other factors. The terminal nature of the sickness may not be apparent at the outset. How are we supposed to decide whether the end-of-life choices apply when even the doctors may not know? Además, in those dark hours, we are understandably upset and stressed, and our decisions are not always rational and well-considered. Lastly, the validity of the end-of-life choices may be called into question. How sure are we that our dying relative hasn’t changed their mind? It is impossible for any of us to put ourselves in their shoes. Consider my case. I may have made it abundantly clear now that I do not want any aggressive prolongation of my life, but when I make that decision, I am healthy. Toward the end, lying comatose in a hospital bed, I may be screaming in my mind, “Please, por favor, don’t pull the plug!” How do we really know that we should be bound by the decisions we took under drastically different circumstances?

I have no easy answers here. Sin embargo, we do have some answers from the expertsthe doctors. How do they choose to die? May be we can learn something from them. I for one would like to go the way the doctors choose to go.

Muerte — Last Words

Todos tenemos alguna lógica genética modificable en nuestro ADN respecto a la muerte y cómo afrontarlo — y, mucho más importante, cómo evitarlo. Un aspecto de esta lógica genética me deja perplejo. Es la mansedumbre con la que parece que estamos frente a la perspectiva de la muerte, muerte especialmente violenta. En situaciones de violencia, que parecen empeñados en apelar a una mejor la naturaleza del agresor al seamos. Con disculpas a aquellos que pueden encontrar esta ofensiva referencia, Estoy pensando en los millones de personas que marcharon en silencio en la noche durante el holocausto, por ejemplo. Dado que el resultado final (muerte) fue más o menos garantizados si se resistían o no, ¿por qué no lo hicieron? ¿Por qué hay un lema tal como “resistir ningún mal”? ¿Por qué diablos no?

Bueno, Sé que algunas de las respuestas, pero vamos a apilar una lógica fría y posiblemente inapropiada en contra de estos caprichos de nuestra lógica genética. Si un tigre de Bengala que ataca en un bosque, su mejor oportunidad de supervivencia sería ponerse de pie y lucha, Me gustaría pensar. Es posible, aunque no es probable, que el tigre se podría considerar una molestia, y la confianza en ti. Conozco las tigerologists por ahí se reirían de mí, pero yo digo “No es probable.” Además, He leído esta historia de un campesino indio que logró salvar a su amigo de un tigre por asustar apagado con un palo y una gran cantidad de ruido. Mi ser el campesino era sólo la suerte de que el tigre no era demasiada hambre, sin embargo,… Anyhoo, Yo hubiera pensado la lógica genética en nuestro ADN reflejaría este tipo de espíritu de lucha que puede mejorar nuestra tasa de supervivencia. Apelando a mejor la naturaleza del tigre sería algo menos eficaz, En mi opinión.

Una mansedumbre similar es evidente, Creo que, en nuestra actitud de seguir al público hacia muchas cosas en la vida, incluyendo nuestra noción de moralidad, felicidad etc. Sospecho que estas nociones son quizás tan complejo y gravar a entender que dejamos que nuestra pereza intelectual superar a nuestro deseo de conocer. Mi propio pensamiento parece conducir a una sinfonía oscura de falta de rumbo y la falta de valores éticos. Estoy desesperadamente tratando de encontrar una nota feliz en ella, para cerrar esta serie con.

La “problemas” es que la mayoría de la gente es moral, gente decente éticos y todo horizonte, a pesar de la existencia de la muerte y su conocimiento de los mismos. Es una tontería lo desestime por la mansedumbre, falta de esfuerzo intelectual etc. Tiene que haber alguna otra razón. No creo que voy a ser capaz de encontrar esta razón difícil de alcanzar antes del final de esta serie. Pero tengo que concluir que “la vida diaria como su último” Definitivamente no ayuda. Si algo, tiene que ser nuestra capacidad dichosa de ignorar la muerte que provoca la rectitud ética. Tal vez el otro lema de “vivir en el momento presente” es sólo que — una apelación a ignorar el futuro en el que la muerte se cierne.

La muerte tiene el efecto de hacer que nuestra existencia diaria absurda, como El trabajo de Sísifo en las rocas. Realmente hace la noción de la existencia tan absurda como para forzar una de justificar por qué se debe vivir en absoluto. Esta peligrosa línea de pensamiento es algo que todo filósofo tendrá que hacer frente a, en algún momento. A menos que tenga algunas respuestas, sería prudente mantener sus pensamientos para sí mismo. No lo hice. Pero a continuación,, muy pocos me han acusado de el vicio de la sabiduría.

Va el Mundial de?

Notwithstanding the certain rupture in the continuity of consciousness due to death, or a less certain rupture in that of a soul, we have another uninterrupted flowthat of life and of the world. This flow is the end result of a series of projections and perhaps the work of our mirror neurons. Me explico. Nosotros saber that the world doesn’t stop just because someone dies. Most of us middle-aged folks have lost a loved one, y, para all the grief, we know that life went on. So we can easily see that when we die, despite all the grief we may succeed in making our loved ones feel through our sheer good deeds, life will go on. Won’t it?

It is our absolute certainty about this continuity that prompts us to buy huge life insurances, and somewhat modulates the risk-reward analysis of our moral actions. I am not going to deny the existence of this continuity, tempted though I am to do just that. I merely want to point out certain facts that may prevent us from accepting it at its face value. The evidence for the world going on after our death is simple, too simple perhaps: We have seen people die; but we live on. Ergo, when we die, other people will live on. But you see, there is a profound difference between somebody else’s death and your muerte. We are thinking of death as the end of our consciousness or mind. Although I loosely group your mind and my mind as “nuestra” mind in the previous sentence, they are completely different entities. De hecho, a more asymmetric system is hard to imagine. The only mind I know of, and will ever know of, is my own. Your mind has an existence only in mine. So the demise of my mind is literally the end of your mind (and indeed all minds) así. The world does come to an end with my death, quite logically.

This argument, though logical, is a bit formal and unconvincing. It smacks of solipsism. Let’s approach the issue from a different angle. As we did earlier in this essay, let’s think of death as dreamless slumber. If you are in such a state, does the world exist for you? I know the usual responses to this question: Of course it exists; just because you cannot feel it, doesn’t mean that it doesn’t exist. Usted saber it exists, and that is enough. Ahora, who is this usted that knows?

Therein lies the real rub. Once you cease to have a consciousness, be it thanks to sleep or death, you lose the ability to experience everything, including the existence of anything (o falta de ella). Ahora, we can take the normal approach and just assert that things have an existence independent of your experiencing it; that would the natural, dualistic viewyou and everything else, your experiences and their physical causes, cause and effect, action and reaction, etcétera. Once you begin to doubt the dualistic worldview and suspect that your experiences are within your consciousness, and that the so-called physical causes are also your cognitive constructs, you are on a slippery slope toward another worldview, one that seriously doubts if it makes any sense to assert that the world goes on after your death.

The world is merely a dream. What sense could a dead man’s dream possibly make?